La importancia de utilizar tecnología biométrica

Para comenzar, definimos la tecnología biométrica como un método de reconocimiento de personas basado en sus características fisiológicas o de comportamiento.

De hecho, en iGEO estamos trabajando para incorporar esta tecnología biométrica a nuestro software, con el fin de que los técnicos puedan acceder a su perfil utilizando su huella dactilar e incluso el reconocimiento facial u ocular.

Al fin y al cabo, iGEO es más que una simple aplicación. Nuestros propios clientes lo definen como la plataforma que te facilita todas las herramientaa de trabajo necesarias para que la empresa crezca y mejore su facturación cada día.

Por volver al tema de la tecnología biométrica de forma genérica, destacamos que este proceso se realiza habitualmente en seres humanos, reconociendo e identificando a sus congéneres por su aspecto físico, su voz, su forma de andar, etc.

A día de hoy, la tecnología ha permitido automatizar y perfeccionar estos procesos de reconocimiento biométrico, de forma que tienen multitud de aplicaciones y finalidades, especialmente aquellas relacionadas con la seguridad.

Este sistema biométrico tiene que tener unas características concretas, como son:

  • Universalidad (todos los individuos las tienen).
  • Singularidad o univocidad (distinguen a cada individuo).
  • Permanencia en el tiempo y en distintas condiciones ambientales.
  • Medibles de forma cuantitativa.

La tecnología utilizada por la biometría tiene que ser:

  • Rendimiento: nivel de exactitud.
  • Aceptación: por parte del usuario.
  • Resistencia al fraude y usurpación.
  • No necesita recordarse

Mejoras de seguridad comparado con la actualidad

Actualmente, la seguridad de nuestros dispositivos se llevan a cabo en su mayoría generando contraseñas que mezclen numeros, letras y simbolos.

Por supuesto, que con la gran cantidad de sesiones y cuentas que tenemos generadas en todos los software provocan que a veces sigamos un patrón en concreto para que no se nos olvide.

Acordarse de todas las contraseñas es imposible y muchos usuarios trabajan con softwares que almacenan las contraseñas que hemos introducido en cada software.

Sin embargo, al aplicar la tecnología biométrica no tendremos que tener en cuenta todas las contraseñas ni apuntarlas en ningún sitio. Además de mejorar la efectividad en la seguridad de nuestros datos.

El ahorro en esfuerzo y tiempo se hace patente y más cuando con solo mostrar el ojo en un lector, o poner nuestra huella nos permite acceder a la aplicación que deseemos.

Facilidad de uso

La tecnología evoluciona de forma constante y continua, por lo que quedarse atrás puede suponer una gran desventaja frente a las empresas rivales.

En cambio, la biometría no requiere de conocimientos avanzados ni de un largo periodo de adaptación.

Colocar el ojo en un escáner de retina, por ejemplo, no necesita de un entrenamiento previo ni de unos conocimientos profundos, simplemente hay que hacerlo. Esto facilita muchísimo la implantación en las empresas y mejora su eficiencia.

Accesible para todos

Tal y como indica la definición de las características biométricas, la universalidad es uno de los aspectos indispensables, es decir, que todos los individuos lo tengan, por lo que no se excluye a nadie con este tipo de tecnologías.

La combinación de esta tres ventajas de la biometría hace que cualquiera pueda utilizarla, sin necesidad de un aprendizaje previo ni de la utilización de dispositivos externos, más allá de la instalación que tiene que hacer la propia empresa.

Aumenta la seguridad del control de acceso

Una de las aplicaciones más extendidas de la tecnología biométrica es el control de acceso, tanto físico (en edificios o espacios restringidos) como lógico (equipos informáticos, móviles, tablets…).

Actualmente en España, la huella dactilar es el método más utilizado gracias a su alto nivel de madurez, que permite ofrecer precios competitivos.

En ocasiones, en zonas sensibles de mayor seguridad, se realizan controles con una combinación de técnicas (otro beneficio del que hablaremos más adelante), que pueden ser ambas biométricas (conocido como biometría modal) o dos factores de identificación diferentes, como la huella dactilar junto a una contraseña o una tarjeta.

Este refuerzo permite conocer quién o cómo es y qué sabe o tiene.

Permite un control de presencia

Los métodos tradicionales del control de acceso y abandono de los empleados a sus puestos de trabajo se realizan con el uso de un PIN o tarjetas personales.

Uno de los inconvenientes que plantea este tipo de técnica es la facilidad de cometer irregularidades, simplemente con compartir el número o la tarjeta con un compañero se puede anular esta medida.

La tecnología biométrica ayuda a poner fin a este tipo de prácticas con una verificación adicional que es mucho más complicado de sortear.

En estos casos se suele recurrir a la huella dactilar, aunque también hay una técnica menos extendida que utiliza la geometría de la mano del usuario.

Se combina con otras tecnologías

Por sí sola, la tecnología biométrica proporciona unos altos niveles de seguridad, pero combinada con otras tecnologías también puede ofrecer más ventajas.

Por ejemplo, la NFC que se suele utilizar para realizar pagos con el móvil se une a biometría para realizar la comprobación de la identidad del usuario.

En entornos hospitalarios también se utiliza con pulseras con NFC que indican los medicamentos que tienen que tomar los pacientes.

Otra combinación posible es con las tarjetas inteligentes, que almacenan dentro de su chip el patrón biométrico con el que luego se realiza la comparación para que haya una autentificación satisfactoria. Este sistema se conoce con match on card.

Posibilidad de realizar trámites de forma remota

Los beneficios de la tecnología biométrica no se centran sólo en una mayor seguridad, sino que también ofrecen beneficios que afectan directamente a la vida diaria de usuarios y empleados, como es el caso de la posibilidad de realizar trámites de forma remota.

Estos momentos suelen ser bastante molestos, porque son lentos y pesados y quitan mucho tiempo. Gracias a la biometría, se puede verificar quién es el usuario sin necesidad de que esté presente en una oficina pública, lo que ahorra muchos viajes innecesarios y, al fin y al cabo, mejora la eficiencia de la Administración.

Aumento de la privacidad

La biometría ayuda a incrementar la seguridad de la transmisión de datos de carácter personal de los clientes, ya que los cifra utilizando una clave única y personal del mismo. Gracias a la gran dificultad de falsificar rasgos biométricos, la privacidad de los clientes y/o usuarios finales está garantizada.

Esta ventaja competitiva puede suponer la diferencia de que un usuario trabaje con una empresa que haga uso de la biometría con respecto a otra que no lo haga, porque la privacidad es cada vez un factor más valorado en la sociedad.

Mejora la imagen corporativa

Desarrollar nueva tecnología siempre es una de las cualidades que la empresa debe destacar. La innovación y la inversión en investigación y desarrollo implica que el avance tecnológico se desarrolle de forma óptima.

La aplicación de nuevas tecnologías, ya sean biométricas o de otro tipo, tiene muchas ventajas para cualquier empresa, como aumentar la eficiencia, la seguridad y reducir la probabilidad del fraude interno.

Además, estas entidades se suelen asociar con la innovación y a la inversión en investigación y desarrollo, mejorando así, la imagen y la percepción que tiene el público de la empresa.

El uso de la biometría no es algo del futuro, sino que es una tecnología que se utiliza en la actualidad y que se encuentra en una tendencia creciente gracias a la gran cantidad de beneficios que ofrece. Ya existen soluciones como Viafirma Documents que introducen la biometría dentro de sus aplicaciones aprovechando esas ventajas, como la firma biométrica y todas la seguridad y protección que eso conlleva.

Te invitamos a acceder a nuestro blog para estar al tanto de más novedades tecnológicas.

READ MORE

Related news