Cuenca, la smart city más moderna

Smart-Cities Sostenible

La ciudad de Cuenca, es la smart city más moderna en la actualidad en cuanto a la monitorización del alcantarillas para llevar un control exhaustivo de las ratas en la ciudad.

Es posible que alguna vez hayas escuchado el término smart city como un plan futurista. Pero nada más lejos de la realidad, ya que el Ayuntamiento de Cuenca ha decidido implantar un sistema inteligente basado en una serie de sensores de movimientos que se activan al notar presencia y activa por si solas el uso de raticidas.

Como aseguran desde el propio ayuntamiento, en las ciudades de hoy en día las soluciones pasan por la digitalización. Hay que tener en cuenta que ciudades como Cuenca cuentan con un sistema de alcantarillado asentado desde hace años, por lo que la modificación de este sistema es totalmente inviable. Solamente con la incorporación de nuevos sistemas digitales se podrá hacer frente a las nuevas plagas.

Como afrontar el ecosistema bajo tierra

Poca gente conoce todo lo que se mueve bajo nuestros pies, pero la verdad  es que existen un gran número de profesionales que trabajan para que todo el ecosistema de tuberías, red eléctrica, sistemas de desagüe, alcantarillados, etc convivan y se coordinen para que la ciudad no sufra inundaciones o paralizaciones en ningún sentido.

Uno de los grandes inconvenientes es que ahora las ciudades están en continua remodelación por las exigencias de la sociedad en diferentes ámbitos, como el transporte, nuevas construcciones, adaptaciones de la vía pública y otras modificaciones, en la que la única manera de poder afrontar esta situación es implementando nueva tecnología como la llamada Smart City.

En ocasiones hemos podido ver algunos roedores por las calles. Esta situación se ha acelerado tras la pandemia, donde los roedores han perdido el miedo a vivir en plena acera por la inexistente presencia de personas.

Para controlar las nuevas plagas el Ayuntamiento de Cuenca ha instalado un sistema para el control digital de plagas, el cual detecta y elimina roedores del alcantarillado de la ciudad.

El sistema es muy sencillo ya que son sensores de movimiento y de temperatura que se activan de forma automática al detectar presencia de alguna especie en un rango próximo a su instalación. La gran cantidad de especies que sobreviven bajo nuestros pies puede ser inimaginable y que el ecosistema siga en funcionamiento es importante para el desarrollo de la ciudad.

Smart City a la vanguardia de tratamientos sostenibles

Las empresas de control de plagas están luchando contra el uso de productos raticidas y productos químicos. De esta manera se reduce drásticamente las emisiones de CO2 y un gran ahorro también en combustible porque los profesionales no se trasladan a las instalaciones del cliente a no ser de que sean avisados por estas trampas inteligentes o sistemas smart que al detectar presencia o aumento de temperatura avisan a la empresa de control de plagas.

Esta tecnología cumple la legislativa europea para reducir el uso de productos químicos al mismo tiempo que fomenta el respeto con el medio ambiente.

Además, toda la información viaja en tiempo real y puede ser monitorizada al momento para que la empresa pueda tomar la mejor decisión posible. Hoy en día no vale solo con reducir el numero de la especie diana a tratar, sino que es muy importante ofrecer tratamientos eficaces y sostenibles para el medio ambiente sin utilizar productos químicos.

Este tipo de servicios son ya una realidad y una prioridad para las ciudades españolas. Muchos ayuntamientos han puesto el ojo para poder incorporar estos sistemas lo antes posible, ya que además le eficiencia energética se está convirtiendo en un objetivo prioritario.

Fuente: Periódico digital El Español